Riesgos laborales en las disciplinas científicas (Juan José Romero M.)

PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN LAS DISCIPLINAS CIENTÍFICAS

 

SEGURIDAD DE EL TRABAJO

Comprende los métodos cuya finalidad es disminuir el riesgo de que se produzcan accidentes de trabajo. Con este fin se puede actuar sobre dos factores: el factor técnico y el factor humano.

Ambos factores concurren simultáneamente, por lo que se utilizan una serie de técnicas que permiten mejorar las deficiencias encontradas. Estas técnicas se clasifican en función de varios criterios:

a) Según el Sistema de Actuación:

  • Técnicas Analíticas: control estadístico de la accidentalidad, Inspecciones, Investigación de Accidentes, Análisis del comportamiento.
  • Técnicas Operativas: la seguridad intrínseca de las Máquinas o herramientas, la seguridad del centro de trabajo.

b) Según el Campo de Actuación:

  • Técnicas generales: Gestión, Organización, Economía y Estadística.
  • Técnicas específicas: frente a riesgos concretos: Químicos, Eléctricos, Incendios, etc.

 

HIGIENE INDUSTRIAL

Es la ciencia encaminada al reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores ambientales dañinos existentes en el lugar de trabajo, que pueden repercutir negativamente en la salud de los trabajadores.

Los factores ambientales, producidos como consecuencia del desarrollo de la actividad laboral y en el ambiente en que ésta se realiza, se clasifican en:

a)    Contaminantes químicos (gases, vapores, polvos, humos, nieblas, etc.).

b)    Contaminantes físicos (radiaciones, ruido, vibraciones, temperatura, etc.).

c)    Contaminantes biológicos (microbios, virus, bacterias, insectos, etc.).

Existen además otros factores adicionales de gran importancia en el análisis de los anteriores:

d)    Intrínsecos: aquellos sobre los que el hombre no puede ejercer ningún control (susceptibilidad del individuo, raza, edad, etc.).

e)    Extrínsecos: aquellos sobre los que el hombre sí puede ejercer algún control (concentración del contaminante, duración de la exposición al riesgo, etc.).

 

ERGONOMÍA

La ergonomía tiene como objetivo básico la adaptación de los objetos, medios de trabajo y entorno a los seres humanos a fin de lograr un aumento de la eficacia y el bienestar humano. Es decir, se concibe la máquina al servicio del hombre, siendo el hombre la base sobre la que calcular el sistema.

a)    Ergonomía geométrica: estudio de la relación entre el hombre y las condiciones métricas (el espacio disponible) y posicionales de su puesto, con una tendencia a conseguir el máximo confort.

b)    Ergonomía ambiental: estudio de los factores ambientales que constituyen el entorno del sistema hombre–máquina: temperatura, iluminación, ruido, máquinas, radicaciones, contaminantes químicos y biológicos, etc.

c)    Ergonomía temporal/Cronoergonomía: se encarga del estudio del bienestar del trabajador en relación con los tiempos de trabajo y de su organización: mecanización, automatización, etc.

d)    Ergonomía de las organizaciones: se encarga de la adaptación de las propias organizaciones a las necesidades y características humanas, salvaguardando la salud y la seguridad, lo que en última instancia lleva a la satisfacción y eficacia del trabajador. Esto se aplica por ejemplo al organigrama de la empresa, al cálculo de niveles de participación de los trabajadores, o a los procesos de comunicación.

 

MEDICINA DEL TRABAJO

Con la medicina del Trabajo se pretende mantener el mayor grado posible de bienestar físico, mental y social de los trabajadores. Esto se consigue subsanando aquellas condiciones de trabajo deficientes y adversas para la salud.

En materia de vigilancia de la Salud, la actividad sanitaria deberá evaluar a los trabajadores en los siguientes casos:

  • Con la incorporación de un trabajador a su puesto, o cuando a un trabajador se le asignan nuevas tareas específicas que puedan conllevar un riesgo.
  • A los trabajadores que reanuden el trabajo tras una ausencia prolongada por motivos de salud, con la finalidad de descubrir si esos problemas tienen origen profesional.
  • Además, se llevará a cabo una vigilancia de la salud a intervalos periódicos.

 

PSICOSOCIOLOGÍA LABORAL

Son un conjunto de técnicas que tratan sobre la adaptación del trabajador a las presiones internas y externas originadas por los denominados factores psicosociales. Estos factores son el conjunto de exigencias del trabajo que, al confluir con las capacidades y necesidades del trabajador, inciden negativamente en la salud de éste dando lugar a problemas como estrés o malestar.

Los factores psicosociales potencialmente negativos pueden clasificarse en:

a)    Características de la empresa.

b)    Puesto de trabajo.

c)    Estructura de la organización.

d)    Aquellas que afectan a la persona o individuales.

Dentro de esta área de la psicología, existen otras subáreas en las que se desarrolla un psicólogo laboral, por mencionar algunas:

  • Desarrollo del personal y su formación

Se pretende conseguir cosas tales como la actualización de las potencialidades humanas que la persona puede hacer más allá de su desarrollo natural.

  • Investigación de mercados, publicidad

Es el proceso por el cual se adquiere análisis e información respecto a clientes, competidores, puede ayudar a crear un plan estratégico de la empresa.

  • Asesor de personal

Llevar el control del personal de recursos humanos, así como todo el proceso de reclutamiento y selección, asesoría a clientes, etc.

Anuncios

Factores de riesgo en el entorno laboral (Diego Vera)

Que es un factor de riesgo laboral

Se entiende por Factores de Riesgos (FR) aquellas condiciones de trabajo (CT) que puedan provocar un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores, es decir, que pueda provocar un riesgo en el trabajador

Factores de riesgo en el entorno laboral:

  • Ambientales (ruido, iluminación y climatización)
  • Químicos (líquidos, sólidos y gaseosos)
  • Biológicos (virus, bacterias, parásitos)
  • Psicosociales (organización del trabajo, ambiente de trabajo, contenido de las tareas)
  • Mecánicos (estáticos y dinámicos)
  • Eléctricos (alta tensión, electricidad estática)

Para el sector de la informática nos vamos a centrar en los físicos, psicosociales y eléctricos.

  1. Riesgos relacionados con las condiciones ambientales

Las condiciones ambientales de las oficinas y despachos que presentan un mayor impacto y riesgo son las siguientes: Iluminación, Climatización y Ruido.

  •  Iluminación

Las tareas y trabajos de oficina están íntimamente ligadas a la lectura, tanto de documentos como de textos sobre la pantalla del ordenador; por tanto, se trata de tareas con altos requerimientos visuales en las que las condiciones de iluminación resultan muy importantes para prevenir molestias y problemas visuales.

Se recomienda que los techos sean claros y las paredes estén pintadas en tonos medios.

  •  Reflejos de pantallas

El problema más frecuente en las oficinas actuales está relacionado con la aparición de reflejos en las pantallas de los ordenadores (figura 1), asociados a la presencia de focos de luz directa, tanto natural (ventanas), como artificial. Hay que señalar que en muchas ocasiones estos reflejos inducen al trabajador a cambiar la colocación del ordenador sobre la mesa, ubicándolo en una zona posiblemente incorrecta desde el punto de vista de la comodidad postural; en estos casos se evitan los reflejos, pero a costa de crear un nuevo problema postural. En caso de detectar reflejos, solicite la colocación de persianas o pantallas difusoras de la luz, pero no coloque nunca el ordenador en una posición que le obligue a trabajar en una postura incómoda. Pueden ser útiles los filtros antirreflejos para solucionar este problema.

  •  Climatización

El problema suele estar ligado a los diferentes requisitos de la velocidad de salida del aire en verano y en invierno. Así, en invierno el aire sale caliente y, para conseguir que llegue al suelo, se precisan velocidades de salida más altas, ya que el aire caliente tiende a subir. Por el contrario, en verano, el aire sale fresco y se precisa una velocidad menor. Si un usuario está trabajando debajo de una salida de aire, no presentará demasiadas molestias en invierno, pero en verano sufrirá una incomodidad notable asociada más a la velocidad del aire que a la temperatura del local. El problema se resuelve, por tanto, regulando la velocidad del aire y no subiendo la temperatura del termostato.

Este problema se agrava sobre todo en verano, donde los trabajadores que tienen el puesto debajo de una salida de aire perciben un chorro de aire frío bastante molesto (puede incluso contribuir a la aparición de resfriados o dolores musculares en el cuello), por el contrario, los que están lejos de los difusores o cerca de paredes o ventanas con alta insolación pasan mucho calor. El resultado es una continua pugna por bajar o subir el nivel del termostato, lo que da lugar a una situación cada vez más inestable del sistema (se baja o se sube más de lo debido), que sólo acentúa el problema.

Otro problema, que ocurre con demasiada frecuencia es la falta de mantenimiento y de limpieza en las instalaciones, lo que da lugar a la acumulación de suciedad y gérmenes en las conducciones y filtros, incrementando el riesgo de constipados e irritaciones de los ojos, sobre todo en verano. Para evitarlo debe revisarse y limpiarse la instalación cada cierto tiempo.

  • Ruido

En este tipo de espacios laborales se acumulan fuentes de ruido como son las impresoras, los teléfonos, fotocopiadoras, ventiladores de los equipos, fax y las voces de los trabajadores. Sin embargo, los niveles de ruido normales en una oficina suelen estar muy por debajo de los necesarios para provocar problemas de salud.

El principal problema que deriva del ruido ambiental en los puestos de trabajo en las oficinas suele estar asociado a las molestias e interferencias que se producen para concentrarse en el desarrollo del trabajo o para mantener una conversación. En este sentido, la fuente de ruido más influyente es precisamente el de las conversaciones que se desarrollan a nuestro alrededor. La disposición de materiales absorbentes del ruido en el techo, suelos o mamparas de separación es una solución muy efectiva.

 

  1. Riesgos psicosociales

La mayor exigencia en cuanto a la velocidad de procesamiento de la información, la adaptación a nuevas técnicas de trabajo, organización de trabajo (horarios, entornos de trabajo…) pueden producir en el trabajador un desequilibrio entre la demanda de la tarea y la capacidad de llevarla a cabo. Esto puede provocar estrés en el trabajador y puede tener problemas debido a:

  • Falta de dominio de la tecnología
  • Desconocimiento del potencial del equipo
  • Desconocimiento de la totalidad del proceso en el que se está trabajando
  • Falta de autonomía para tomar decisiones, rectificar errores y marcar el propio ritmo de trabajo.

Todos estos factores provocan un exceso en la carga de trabajo que puede traducirse en:

  • Desmotivación, aburrimiento o estrés
  • Dolor y tensión muscular
  • Mayor número de errores debido a la monotonía o al exceso de presión de tiempo

Fuente:http://www.mc-mutual.com/webpublica/PrestacionesServicios/actividadesPreventivas2/resources/manuales/manual_prl.pdf

      3.  Riesgos eléctricos

Las medidas preventivas que adoptaremos serán:

  • La instalación eléctrica dispondrá de protección magnetotérmica, diferencial y toma de tierra.
  • En caso de avería, comunicar los daños y la reparación la efectuara personal especializado.
  • Evitar sobrecargar los enchufes con ladrones.
  • Separar el cableado de las fuentes de calor.
  • No realizar mantenimiento de los equipos electrónicos sin desconectarlos de la red.

Fuente:http://www.llegarasalto.com/docs/manuales_prl/MANUAL_INFORMATICA_Q.pdf

Obligaciones del empresario en materia de prevención (Bruno Rodríguez)

A continuación se muestra una tabla con las principales obligaciones del empresario en materia preventiva:

Implantación de la prevención de riesgos laborales en la empresa: Todos los empresarios tienen la obligación de establecer en su centro de trabajo una  protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. Además de realizar una acción permanente de seguimiento de la acción preventiva.

Principios de la acción preventiva: Para cumplir con el deber de protección el empresario o la persona por él asignada  deben:

  • Evitar los riesgos.
  • Evaluar los riesgos que no se pueden evitar.
  • Combatir los riesgos en su origen.
  • Adaptar el trabajo a la persona.
  • Tener en cuenta la evolución de la técnica
  • Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún riesgo.
  • Planificar la prevención.
  • Anteponer la protección colectiva a la  individual.
  • Dar las debidas instrucciones a los trabajadores.

Equipos de protección individual (EPI’S): Cuando los riesgos no se puedan evitar o no puedan reducirse suficientemente por los distintos medios, el empresario tiene que proporcionar a sus trabajadores equipos de protección individual.

Información a los trabajadores: El empresario debe adoptar todas las medidas para que los trabajadores reciban toda la información relativa a prevención de riesgos laborales.

Consulta y participación de los trabajadores: El empresario debe adoptar todas las medidas para que los trabajadores reciban toda la información relativa a prevención de riesgos laborales.

Formación de los trabajadores: El empresario debe garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada, en materia preventiva, tanto en el momento de su contratación como cada vez que se produzcan cambios en las tareas, se introduzcan nuevas tecnologías, etc.

Protección de emergencia: Es obligatorio  analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores.

Vigilancia de la Salud: Se debe garantizar a los trabajadores un servicio de vigilancia periódica de su estado de salud en función de los riesgos del trabajo.

Protección de los trabajadores especialmente sensibles: Se  garantizará la protección de los trabajadores que por sus características sean especialmente sensibles a los riesgos del trabajo.

Protección de la maternidad: La evaluación de riesgos que realice el empresario deberá tener en cuenta la exposición de las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente, a agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que puedan influir negativamente en la salud de las trabajadoras o del feto.

Protección de los menores: Se tiene que efectuar una evaluación de los puestos a desempeñar por los menores de 18 años, que puedan poner en peligro la salud de estos trabajadores.

Trabajadores temporales y a tiempo parcial: Los trabajadores con contratos de trabajo temporal (obra y servicio determinado, eventual por circunstancias de la producción, interinidad, etc.) deberán disfrutar del mismo nivel de protección en materia de seguridad y salud que los restantes trabajadores de la empresa.

Además, de las enunciadas obligaciones en materia preventiva, que asume el empresario con el fin de garantizar la seguridad y salud en su centro de trabajo. El empresario tiene derechos frente a los trabajadores en materia preventiva, tales como:

  • Exigir a sus trabajadores el cumplimiento de las medidas de prevención establecidas.
  • Exigir a sus trabajadores el uso correcto de medios y equipos de protección.
  • Exigir a sus trabajadores el uso correcto de máquinas, herramientas y materiales.
  • Exigir a sus trabajadores el empleo correcto de los dispositivos y elementos de seguridad.
  • Exigir a sus trabajadores la transmisión de información inmediata sobre situaciones de riesgo.
  • Exigir a sus trabajadores su cooperación para garantizar condiciones laborales seguras, como por  ejemplo, recibir la información y formación en materia preventiva facilitada por el empresario, colaborar en la verificación de su estado de salud en los casos que la ley establece como obligatorios para los trabajadores etc.