Trabajo Trastornos Visuales

Trastornos visuales en un trabajador informático

 

Una gran cantidad de trabajadores pasan muchas horas frente a un ordenador en el desempeño de sus labores diarias.

Ellos tienen grandes probabilidades de desarrollar diferentes problemas oculares como por ejemplo el síndrome visual informático.

Según estudios, el síndrome visual informático es uno de los problemas de salud (riesgos profesionales) más frecuentes en muchos países de Europa y de América, pudieron afectar hasta el 70% de estos trabajadores de oficina usuarios de ordenador e incluso otras investigaciones elevan esta cifra al 90 %.

Todo ello conlleva grandes pérdidas de productividad a causa de los síntomas oculares y la ineficacia visual.

Sin embargo, ¿En qué consiste dicho síndrome? El trabajo frente al ordenador exige a la vista un gran esfuerzo lo que, a la larga, crea pequeñas alteraciones de índole refractivo, acomodativo o de alineamiento de los ojos (binocular), que en otras circunstancias no producirían casi molestias al individuo, pero como la demanda visual es tan intensa y sostenida se convierten en muy problema.

Entre los síntomas más comunes están:

Fatiga.

Visión borrosa en lejos y/o en cerca.

Visión doble.

Dolores de cabeza, ojos, cuello y espalda.

Picor de ojos.

Ojo seco e irritado.

Intolerancia a las lentillas.

Hipersensibilidad a la luz.

Cambios refractivos.

 

¿Qué debe hacer el trabajador si ya ha desarrollado problemas visuales?

Si el trabajador ya siente los síntomas de problemas visuales como el síndrome visual informático, es necesario que consulte a un optometrista quien es el encargado de estudiar cada caso para determinar, en primer lugar, el error refractivo en visión de lejos y en visión próxima.

Los miopes con graduaciones entre 2,00 y 4,00 dioptrías, que habitualmente leen sin sus gafas, tienen que acercarse excesivamente a la pantalla del ordenador para obtener una imagen nítida, lo que a menudo les produce problemas esqueleto-musculares. Se suele prescribir unas gafas con una adición para cerca, o lo que es lo mismo, una graduación más baja de su miopía para usar con el ordenador y en tareas de cerca.

Los trabajadores con hipermetropía sin corregir deben ejercer un mayor esfuerzo de acomodación en tareas en visión próxima. Esto se traduce en una gran incidencia de hipermétropes con síntomas astenópicos (dolores de cabeza, fatiga visual, pereza en la lectura, sensación de picazón, escozor o enrojecimiento ocular, etcétera) durante su trabajo con el ordenador. Por tanto, muchos pacientes hipermétropes requerirán una corrección refractiva de hipermetropía aunque ésta no sea necesaria para otras tareas visuales.

Con el astigmatismo pasa igual, los trabajadores simplemente necesitan una corrección más precisa de su error refractivo, pues la falta de nitidez creada por el error refractivo hace más difícil la tarea visual.

La solución para los trabajadores con presbicia consiste en la graduación que dependerá de la distancia que está ubicado el monitor y a otras áreas de trabajo con relación a la altura de sus ojos.

 

¿Qué puede hacer la empresa para que sus trabajadores eviten los problemas visuales?

Es importante que las organizaciones vigilen por la ergonomía del espacio laboral para evitar problemas visuales de sus colaboradores. En este sentido, se presentan las siguientes recomendaciones:

Colocar el monitor del ordenador de tal forma que el ángulo de mirada habitual del trabajador sea 10-20 grados inferior. Para ello, la parte superior de la pantalla deberá quedar por debajo de la altura de los ojos.

Estudiar cómo está dirigida la luz y cómo se refleja dentro de las oficinas. De esta forma podrá efectuar una iluminación adecuada.

Evitar deslumbramientos. Para ello, la empresa debe colocar cortinas, reorganizando las fuentes de luz o comprar filtros para colocarlos en las pantallas de las ordenadoras.

¿Qué puede hacer los trabajadores para evitar los problemas visuales?

En cuanto al trabajador, éste también puede prevenir los problemas visuales de la siguiente manera:

Realizar ejercicios oculares donde se desvíen los ojos de un lado para otro 20 veces y de arriba hacia abajo y vice versa 20 veces en cada ocasión.

Alejar la mirada de la pantalla del ordenador cada 20 minutos y fijar la vista en un objeto distante, por lo menos, 3 minutos.

Colocar un humidificador si en la oficina exista excesiva sequedad por el aire acondicionado.

Adoptar una alimentación rica en vitamina A con el consumo de zanahorias, espinaca, etc.

Anuncios

Siniestralidad laboral-Daniel Nogales

SINIESTRALIDAD LABORAL

¿Qué es?

La siniestralidad laboral es un daño que se produce en la salud, como consecuencia del trabajo que se realiza. Concretamente,  la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en su artículo 4º, considera daños derivados del trabajo a las enfermedades, patologías o lesiones sufridas con motivo o por ocasión del trabajo. Por tanto, el concepto de siniestralidad abarca tanto a los accidentes como a las enfermedades del trabajo. Además en España, la legislación reconoce a los accidentes In itinere (producidos en el camino de casa al trabajo y del trabajo a casa), como accidentes laborales también, algo que no es tratado de igual forma en otros países de la Unión Europea.

¿De qué manera afecta a ESPAÑA?

La última cifra oficial es desde febrero de 2013 a enero de 2014 y es de 392.373 accidentes de trabajo. El 28% de los accidentes de trabajo mortales en España han sido in-itinere.

Cada día fallecen 3 trabajadores, 23 trabajadores sufren accidentes graves en su puesto de trabajo en España y 2.499 accidentes leves ocurren al día.

Los accidentes de trabajo mortales más comunes son, en primer lugar, infartos, derrames cerebrales y otras patologías no traumáticas; en segundo lugar, los accidentes de tráfico, en tercer lugar golpe contra un objeto inmóvil, trabajador en movimiento y, en último lugar, por quedar atrapado, ser aplastado o sufrir una amputación. Los podemos dividir en:

 

DISTRIBUCIÓN POR SEXO

En España predominan los accidentes en varones, en parte, por el mayor peso que representa la población ocupada masculina en actividades con elevada incidencia de accidentalidad laboral y el mayor peso de la población ocupada femenina en actividades con bajas tasas de accidentalidad.

 

GRUPOS DE EDAD

El grupo que destaca en cuanto a siniestralidad laboral son los menores de 35 años.

 

POR TIPO DE CONTRATO

El porcentaje de accidentes de trabajo entre trabajadores con contrato temporal supera a lo largo de estos años el 50% del total

 

POR SECTORES DE OCUPACIÓN

-Los trabajadores/as cualificados de la construcción, excepto operadores de maquinaria.

-Trabajadores/as de servicios de restauración, personales y de protección y seguridad.

-Los operadores de instalaciones y maquinarias, montadores y conductores.

 

 

 

 

POR ANTIGÜEDAD EN EL PUESTO

El tramo donde más accidentes se han producido ha sido el de menos de 1 año de antigüedad en el puesto.

 

POR PAÍS DE ORIGEN

Está demostrado estadísticamente que la mayoría de los accidentados son de nacionalidad española.

 

POR TIPO DE EMPRESA

La mayoría de los accidentes tienen lugar en trabajadores que pertenecen a la empresa principal, si bien se producen grandes incrementos en las Empresas de Trabajo Temporal (ETT).

 

Y por último destacar que la UGT ha apostado por el Diálogo Social, como punto necesario de partida a la hora de encontrar una vía para solucionar el drama de la siniestralidad laboral española. Por último, hacer hincapié en la necesidad de mejorar el sistema de Gestión de las Mutuas mediante una reforma con la que se logre transparencia y eficacia.

 

 

 

 

Fuentes:

-www.ugt.es

-www.oect.es

Indemnización ante accidentes: seguro de responsabilidad civil del empresario (Víctor G.R.)

La responsabilidad civil es la obligación que recae sobre una persona de reparar el daño que ha causado a otra (normalmente a través de una indemnización de daños y perjuicios).

Generalmente para considerar que existe responsabilidad civil se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Existencia de daños al trabajador o al cliente, por acción u omisión.
  • Culpa o negligencia.
  • Relación directa de causalidad entre la conducta y el daño producido.

Atendiendo a lo expuesto en el Código Civil, el empresario podría verse obligado a responder no sólo por sus propias acciones que causen un daño, sino también por las de los trabajadores en el desempeño de sus funciones, a no ser que el trabajador actuara con dolo o de manera temeraria, y fuera el único culpable. Si existiera responsabilidad penal del trabajador, el empresario podría responder civilmente con carácter subsidiario (en caso de insolvencia de aquel).

La responsabilidad civil podrá ser contractual o extracontractual (si existe o no un contrato que regule la relación entre las partes). Algunas fuentes hablan también de responsabilidad derivada de la penal, en la que la acción constituye un delito tipificado, por lo que las obligaciones del empresario vendrían también determinadas por lo dispuesto en el Código Penal.

El empresario generalmente quedará exonerado de responsabilidad civil cuando el accidente suceda de manera fortuita o imprevisible.

La cuantía de la indemnización dependerá fundamentalmente de la magnitud de los daños producidos y las circunstancias en las que se produce el accidente.

Para hacer frente a dicha indemnización y a otros gastos derivados del accidente y su reclamación (como son los gastos judiciales y de defensa), el empresario podrá contratar un seguro de responsabilidad civil para así no responder con su propio patrimonio. Su contratación no es obligatoria salvo en algunos supuestos, como en el caso de contar con personal voluntario.

Muchas aseguradoras ofrecen distintas modalidades dentro de los seguros de responsabilidad civil para empresas (responsabilidad civil de explotación, profesional, medioambiental, etc.), con distintos niveles de cobertura. Aunque cada aseguradora puede establecer condiciones específicas, generalmente suelen estar excluidas de la póliza las indemnizaciones derivadas de daños que se producen de manera premeditada y malintencionada, o realizados bajo los efectos del alcohol u otras sustancias.

Señales de Seguridad (Javier G.D)

La Señalización de Seguridad es una Técnica de Seguridad Complementaria, que no elimina el riesgo por sí solas y cuya puesta en práctica no sustituirá, en ningún caso, de la adopción de las medidas de prevención y control que correspondan.
El real decreto que lo regula es 485/97.
Toda señalización tendrá que cumplir unos requisitos mínimos:

  • Deberá llamar la atención de los trabajadores sobre la existencia de determinados riesgos, prohibiciones, u obligaciones.
  • Alertaran a los trabajadores cuando se produzca una situación de emergencia.
  • Facilitaran a los trabajadores la localización e identificación de medios de protección así como indicaciones de planes de evacuación, primeros auxilios…
  • Orientaran y guiaran a los trabajadores que realizan tareas peligrosas.

Clasificación de las señales.

Según el significado:

  • Prohibición: Prohíbe un comportamiento que puede comportar un peligro.
    Son de forma redonda. El dibujo interior será negro sobre un fondo blanco y tendrán una banda transversal de 45º respecto a la horizontal. La banda así como el borde del círculo serán rojos y estos deberán cubrir como mínimo el 35% de la superficie de la señal.
  • Obligación: Obliga a un comportamiento determinado.
    Son también de forma redonda. El dibujo será blanco sobre un fondo azul. El color azul deberá cubrir como mínimo el 50% de la señal.
  • Advertencia: Advierte de un riesgo o peligro.
    Son de forma triangular. El dibujo es de color negro sobre fondo amarillo. El color amarillo cubrirá como mínimo el 50% de la superficie. Los bordes serán negros.
  • Salvamento o socorro: Indicación relativa a salidas de socorro o primeros auxilios, o a los dispositivos de salvamento.
    Son de forma rectangular o cuadrada. El dibujo es blanco sobre un fondo verde. El color verde deberá cubrir como mínimo el 50% de la señal.
  • Indicativa: Proporciona informaciones distintas a las anteriormente indicadas.

Según las características:

  • Señal en forma de panel: Una señal que por la combinación de una forma geométrica, de colores y de un símbolo o pictograma, proporciona una determinada información, cuya visibilidad está asegurada por una iluminación de suficiente intensidad.
  • Señal luminosa: Señal emitida por medio de un dispositivo formado por materiales transparentes o translúcidos, iluminados desde atrás o desde el interior de tal manera que aparezca por sí misma como una superficie luminosa.
  • Señal acústica: Señal sonora codificada y emitida y difundida por medio de un dispositivo apropiado, sin intervención de voz humana o sintética.
  • Comunicación verbal: Un mensaje verbal predeterminado, en el que se utiliza voz humana o sintética.
  • Señal gestual: Un movimiento o disposición de los brazos o de las manos en forma codificada para guiar a las personas que estén realizando maniobras que constituyan un riesgo o peligro para los trabajadores.
  • Señal adicional: Una señal utilizada junto a otra señal de las
    características de las utilizadas en forma de panel y que facilite informaciones complementarias.

Las señales se instalaran a una altura y una posición apropiadas en relación al ángulo visual, teniendo en cuenta obstáculos, riesgos en la zona, etc.
El lugar estará bien iluminado. En el caso que así no sea, se iluminara artificialmente.
No se utilizaran demasiadas señales próximas entre sí para evitar eficacia de estas mismas.
Las señales deberán retirarse cuando deje de existir la situación que las justificaba.

 

 

 

 

SEÑALIZACION (David Muñoz López)

SEÑALIZACIÓN

La señalización técnicamente es el conjunto de estímulos que pretenden condicionar, con la antelación mínima necesaria, la actuación de aquel que los recibe frente a unas circunstancias que se pretende resaltar. Los estímulos pueden ser percibidos a través de nuestros sentidos siendo la vista y el odio los principales, aunque la forma de percibirlos puede ser generada mediante colores, formas geométricas, sonidos…… Según el RD 485/97 la eficacia de la señalización no deberá resultar disminuida por la concurrencia de señales o por otras circunstancias que dificulten su percepción o comprensión. La señalización deberá permanecer en tanto persista la situación que la motiva. Los medios y los dispositivos de señalización deberán ser limpiados, mantenidos y verificados regularmente, y reparados o sustituidos cuando sea necesario, de forma que conserven en todo momento sus cualidades y su funcionamiento. Existen varios tipos de señales de seguridad:

–  Señales en forma de panel:

a)  Señal de prohibición: prohíbe un comportamiento susceptible de provocar peligro.

b)  Señal de advertencia: señal que advierte de un riesgo o peligro.

c) Señal de obligación: señal que obliga a un comportamiento determinado.

d) Señal de salvamento o de socorro: señal que proporciona indicaciones relativas a las salidas de socorro, primeros auxilios, etc.

– Señales luminosas

–  Señales indicativas, informaciones de señalización que no están específicamente codificadas Al no quedar muy claras utilizan distintos colores de fondo para determinadas utilidades.

– Señales acústicas

–  Señales gestuales.

1.Señalización de riesgos, prohibiciones y obligaciones: Estas señales van       dirigidas a advertir a los trabajadores de la presencia de un riesgo o recordarles de la existencia de una prohibición u obligación.

2.Riesgo de caídas, choques y golpes: Señalización de desniveles, obstáculos u otros elementos que originen riesgo de caída de personas, choques, golpes…. Otras señales que podemos encontrar son:

– Vías de circulación, para la protección de los trabajadores, las vías de circulación tendrán que estar delimitadas con claridad, de un color bien visible ( blanco o amarillo) teniendo en cuenta el color del suelo.

– Tuberías, recipientes, sustancias peligrosas… las etiquetas se pegarán en los sitios visibles y de fácil de acceso.

SEÑALES DE ADVERTENCIA.

PROHIBICIÓN

OBLIGACIÓN

CONTRA INCENDIOS