Jubilación (situación legal en mayo 2015)

Edad de jubilación: 67 años. Implantación progresiva. Así, en 2015:
  • 65 años, con cotización previa de, al menos, 35 años y nueve meses.
  • O bien, 65 años y tres meses para periodos de cotización más cortos.

Jubilación voluntaria. Es una decisión del trabajador. Son nulas las cláusulas de jubilación forzosa pactadas en los convenios colectivos.

Jubilarse y seguir trabajando. El  trabajador cobrará el 50% de la pensión y mantendrá su trabajo a tiempo completo o parcial. La empresa y el trabajador sólo cotizarán a la Seguridad Social por IT y contingencias profesionales (junto con una “cuota de solidaridad” del 8%: 6% por la empresa y 2% a cargo del trabajador).

Contrato de relevo y jubilación parcial. Se mantiene la opción de jubilación parcial, pero tiende a desaparecer la opción de que un trabajador cerca de la edad de jubilación se jubile parcialmente (reduciendo parte de la jornada y del salario) a la vez que la empresa firma un contrato de relevo con un trabajador que cubre, al menos, la jornada liberada por el jubilado parcial.

Los requisitos son tan exigentes que no siempre pueden cumplirse: el jubilado parcial debe tener al menos 6 años de antigüedad en la empresa, sólo puede reducir su jornada hasta el 50%, debe haber cotizado al menos 33 años y debe tener, mínimo, 61 años y seis meses de edad.

Jubilación flexible. Es posible reincorporarse al mercado laboral una vez jubilado. Sólo es posible el contrato tiempo parcial, de manera que se le reducirá la pensión de jubilación de manera proporcional al salario cobrado.

Jubilaciones anticipadas: dos opciones.

  • La voluntaria, elegida por trabajador hasta 2 años antes de la edad de jubilación si ha cotizado un mínimo de 35 años. Se le aplica una pequeña reducción en la cuantía de la pensión que va a percibir como jubilado (máximo un 2%)
  • La forzosa, cuando 4 años antes de la edad de jubilación deja de trabajar por causa ajena a su voluntad (despido colectivo, despido objetivo por causas económicas, por muerte o jubilación del empresario, etc.). Además, debe haber cotizado al menos 33 años y acreditar haber cobrado la indemnización por despido o haberlo impugnado (para evitar fraudes). Se le aplican coeficientes reductores menores que en el caso anterior.

Prejubilaciones. Empresa y trabajador pueden adelantar la jubilación a los 52 años de edad, de manera que cobrará una pensión hasta alcanzar la edad de jubilación y mientras la empresa continuará abonándole el porcentaje del sueldo pactado (con la correspondiente cotización). Fue habitual como forma de reestructurar plantilla, sobre todo en la banca.

Enfermedad Profesional

ENFERMEDAD PROFESIONAL
Se denomina enfermedad profesional a aquella enfermedad adquirida en el puesto de trabajo por una trabajadora o trabajador por cuenta ajena y con una correlación clara con áquel. Así, por ejemplo, contraer una gripe trabajando en el supermercado no se consideraría una enfermedad profesional,dado que aunque la infección se produjo en el entorno laboral no esta implícitamente relacionado con éste.
Aunque en el ejemplo que he mencionado está bastante claro que no hay relación entre el trabajo
desempeñado y la enfermedad contraída, hay casos en los que la diferencia es más difusa.
Para ayudar a su distinción se considera que para que la enfermedad sea catalogada como profesional es
imprescindible que existan elementos básicos que la diferencien de una enfermedad común:

Agente: debe existir un agente causal en el ambiente laboral o condiciones de trabajo         potencialmente lesivas para la salud. Un ejemplo de esto serían los vapores potencialmente     tóxicos que inhala un limpiador habitualmente.

Exposición: debe demostrarse que la enfermedad se contrajo como consecuencia del     contacto entre la trabajadora o trabajador y el agente lesivo característico de dicho trabajo.     Hay dos criterios de demostración diferentes:
-Cualitativos: consiste en establecer, de acuerdo con los conocimientos médicos vigentes,     una lista de ocupaciones con riesgo de exposición, y la declaración del afectado de estar     desempeñando dicha ocupación.

-Cuantitativos: se refiere a las disposiciones existentes en cuanto a los valores límites o     concentraciones máximas permisibles para cada uno de los agentes incorporados en la lista.

Enfermedad: debe existir una enfermedad o un daño al organismo claramente delimitados     que provenga de la exposición de la trabajadora o trabajador a los agentes o condiciones de     exposición previamente señalados.

Nexo de causalidad: debe demostrarse con pruebas científicas que existe un vínculo     inexcusable entre la enfermedad y la presencia en el trabajo de los agentes o condiciones     delineados precedentemente.

Inclusión en la lista oficial: la restricción en el número de enfermedades profesionales de     aquellas que cumplen con determinadas condiciones garantiza el otorgamiento automático     de las prestaciones para los que aparecen en la lista.

Algunos ejemplos de enfermedades laborales comunes incluyen la fatiga visual en trabajos que requieran una lectura continua de documentos o un uso excesivo del ordenador o el estrés (siempre derivado de la actividad laboral),considerado una epidemia global. También sería un ejemplo de esto el cáncer de pulmón provocado por el coque en un trabajador de un horno de coque, incluso aunque en la formación del cáncer haya infinidad de factores y sea más difícil de determinar.

LESIONES PERMANENTE NO INVALIDANTES
Una lesión permanente no invalidante es una lesión, mutilación o deformidad que afecta a la trabajadora o trabajador en su vida laboral, pero que no llegan a la consideración de Incapacidad Permanente.
Los requisitos que se deben cumplir para que una lesión alcance la consideración de lesión permanente no invalidante son las siguientes:

-Que sea causada por accidente de trabajo o enfermedad profesional.

-Que tenga carácter definitivo.

-Que no constituya una incapacidad permanente.

-Que altere o disminuya la integridad física del trabajador.

-Es compatible con el trabajo en la misma empresa.

-Que esté recogida en el baremo establecido por la seguridad social.

La cuantía que se fija como indemnización en una lesión permanente no invalidante está definida en un baremo elaborado por la Seguridad Social, donde se recogen las lesiones,mutilaciones y deformidades que se cubran y la cuantía correspondiente en cada caso.

Dicha cuantía se podrá aumentar de un 30% a un 50% cuando la lesión se haya producido por las malas condiciones de las máquinas o instalaciones o por la inobservancia de las medidas de protección. Éste recargo cae directamente en el empresario.

Por Gabriel López

Trastornos de Trauma Acumulativo (Ahmed El yousfi)

Trastornos de Trauma Acumulativo

Descripción

Este tipo de lesiones laborales se producen por un esfuerzo repetitivo, cuando un exceso de presión se ejerce sobre una parte del cuerpo  provocando lesiones óseas, articulares, musculares y daños en los tejidos.

La mayoría de este tipo de  lesiones musculoesqueléticas, denominados Trastornos de Trauma Acumulativo no se producen por accidentes o agresiones únicas o aisladas, sino como resultado de traumatismos pequeños y repetidos.

Causas

Los TTA son  causados por uno o más “factores de riesgo”. Éstos están divididos en factores de riesgo físicos y factores de riesgo que involucran la organización del trabajo.

  • Los factores de riesgo físicos incluyen:
    • Repetir el mismo movimiento una y otra vez.
    • Trabajar en una posición incómoda o la misma posición por un largo período de tiempo.
    • Trabajar con objetos o herramientas que vibran.
    • Empujar, agarrar o levantar objetos.
  • Los factores de riesgo que involucran la organización del trabajo incluyen:
    • Demasiada carga de trabajo
    • Ritmo acelerado del trabajo
    • Falta de suficientes descansos
    • Jornadas largas de trabajo.

Síntomas

Estas lesiones son generalmente de aparición lenta y de carácter inofensivo en apariencia, por lo que se suele ignorar el síntoma hasta que se hace crónico y aparece el daño permanente. Los síntomas más comunes pueden resumirse en:

  • Dolor
  • Debilidad
  • Rigidez
  • Hinchazón
  • Hormigueo
  • Adormecimiento
  • Dificultad para moverse
  • Torpeza

La aparición de estos síntomas puede ser gradual o súbita, habiéndose descrito tres etapas:

  • ETAPA I: se caracteriza por la desaparición de estos síntomas durante el fin de semana y en periodos de vacaciones.
  • ETAPA II: el periodo de aparición de los síntomas se acorta durante la jornada. Se ve afectada la capacidad de trabajo. La sintomatología puede remitir en los periodos de descanso.
  • ETAPA III: los síntomas persisten aún en periodos de descanso y pueden afectar al sueño. El trabajador no rinde en su trabajo y puede ver limitada su actividad personal.

Lesiones causadas por TTA

  • Tendinitis: Inflamación de un tendón.
  • Desgarros: Ruptura parcial o completa de un tejido.
  • Luxaciones: Pérdida de la relación articular.
  • Esguinces: Distensión o ruptura de los ligamentos articulares.
  • Fracturas: Pérdida de la continuidad ósea.
  • Síndrome del túnel carpiano: se origina por la compresión del nervio mediano en el túnel carpiano de la muñeca. Los síntomas son dolor, entumecimiento y hormigueo de la zona de la mano inervada por este nervio, es decir los dedos 1º, 2º y 3 y parte del 4º, y puede llegar a producir pérdida de fuerza en la musculatura de la mano. Las causas se relacionan con los esfuerzos repetidos de la muñeca en posturas forzadas.

 

Tratamiento

El tratamiento de este tipo de lesiones dependerá del grado de afectación, de la localización, del tipo y del tiempo de evolución de las lesiones. Dado que estas se producen debido a situaciones externas evitables, es importante incidir en la prevención como principal medida para el abordaje de estas lesiones.

Una vez establecidas, de manera general, el tratamiento se basa en medidas físicas, como el reposo, el aprendizaje de posturas y técnicas de trabajo que minimicen el daño, la aplicación de frío en un primer momento y después de calor local; medidas farmacológicas, como la aplicación tópica o sistémica de antiinflamatorios, y en algunos casos, de medidas quirúrgicas.

Prevención

En primer lugar reducir la exposición a factores de riesgo específico; es la forma más efectiva de prevención y se realiza mediante la corrección del puesto del trabajador, las herramientas y la organización del trabajo.

Proceso de acondicionamiento físico que aumenta la tolerancia del sujeto a una carga física dada.

A continuación se ofrecen varias posibles correcciones o soluciones ergonómicas a los  factores de riesgo de TTA principales

  • Evitar tareas repetitivas, considerando como tales aquellas actividades cuyo ciclo sea inferior a 30 sg, o aquellos trabajos en los que se repitan los mismos movimientos elementales durante más de un 50% de la duración del ciclo.
  • Evitar trabajos que requieran esfuerzos prolongados o repetitivos que superen el 30% de la capacidad muscular máxima del trabajador.
  • Evitar posturas extremas de determinados segmentos corporales.
  • Evitar el mantenimiento prolongado de cualquier postura.
  • Evitar trabajos con herramientas que vibran.
  • Evitar la exposición de ciertos segmentos corporales al frío o al contacto con superficies duras.
  • Evitar trabajos en los que se produzca la combinación de los factores anteriores.

Prevencion de riesgos laborales Daniel Amador

Riesgos laborales: Biologicos y Quimicos.

Riesgos Biologicos:

El riesgo biológico o biorriesgo consiste en la presencia de un organismo, o la sustancia derivada de un organismo, que plantea, sobre todo, una amenaza a la salud humana .Esto puede incluir los residuos sanitarios, muestras de un microorganismo, virus o toxina de una fuente biológica que puede resultar patógena. Puede también incluir las sustancias dañinas a los animales y otros seres vivos. El término y su símbolo asociado se utilizan generalmente como advertencia, de modo que esas personas potencialmente expuestas a las sustancias lo sepan para tomar precauciones.

Las condiciones de trabajo pueden resultar negativas si se realizan en presencia de contaminantes biológicos, tanto por el riesgo biológico que pueda presentar la actividad, como por el contacto con los desechos orgánicos considerados como peligrosos; estos contaminantes biológicos son aquellos agentes biológicos que cuando se introducen en el cuerpo humano ocasionan enfermedades de tipo infeccioso o parasitario

El concepto de agente biológico incluye, pero no está limitado, a bacterias, hongos, virus, protozoos, rickettsias, clamidias, endoparásitos humanos, productos de recombinación, cultivos celulares humanos o de animales y los agentes biológicos potencialmente infecciosos que estas células puedan contener, priones y otros agentes infecciosos.

Vías de introducción al organismo:

Las principales vías de penetración en el cuerpo humano son:

  • Vía respiratoria: a través de la inhalación. Las sustancias tóxicas que penetran por esta vía normalmente se encuentran en el ambiente difundidas o en suspensión . Es la vía mayoritaria de penetración de sustancias tóxicas.
  • Vía dérmica: por contacto con la piel, en muchas ocasiones sin causar erupciones ni alteraciones notables.
  • Vía digestiva: a través de la boca, esófago, estómago y los intestinos, generalmente cuando existe el hábito de ingerir alimentos, bebidas o fumar en el puesto de trabajo.
  • Vía parenteral: por contacto con heridas que no han sido protegidas debidamente.

Clasificación:

Los agentes biológicos se clasifican en grupos, según su diferente índice de riesgo de infección. Para protegerse de los agentes biológicos se utilizan sistemas de protección física para que imposibiliten el paso del agente biológico patógeno al organismo humano.

Según sea la virulencia del agente biológico patógeno que se encuentre en el puesto de trabajo existen varios niveles de contención que corresponden a los niveles de bioseguridad que se deben alcanzar en locales e instalaciones en las que se trabaje con agentes biológicos de los diferentes grupos de riesgo.

Niveles de riesgo:

  • Nivel 1: Bacillus Subtilis, Hepatitis canina, E. coli, varicela,
  • Nivel 2: Hepatitis B, hepatitis C, gripe, enfermedad de Lyme, salmonelas, VIH, tembladera.
  • Nivel 3: Ántrax (carbunco), EEB, paperas, virus del Nilo Occidental, SRAS, viruela, tuberculosis, tifus, fiebre amarilla, hanta, dengue.
  • Nivel 4: Fiebre hemorrágica boliviana, fiebre hemorrágica argentina, virus de Marburgo, Ébola.

Prevención:

Identificación de riesgos y evaluación de riesgos, determinando la índole, el grado y la duración de la exposición de los trabajadores.

Sustitución de los agentes biológicos peligrosos por otros que no lo sean o lo sean en menor grado.

Reducción de riesgos:

  • Reducir al mínimo posible el número de trabajadores expuestos a un agente biológico patógeno.
  • Establecer procedimientos de trabajo y medidas técnicas adecuadas de protección, de gestión de residuos, de manipulación y transporte de agentes biológicos en el lugar de trabajo y de planes de emergencia frente a los accidentes que incluyan agentes biológicos.
  • Adopción de medidas seguras para la recepción, manipulación y transporte de los agentes biológicos y residuos, incluyendo los recipientes seguros e identificables.
  • Adopción de medidas de protección colectiva o, en su defecto, de protección individual, cuando la exposición no pueda evitarse por otros medios.
  • Utilización de medidas de higiene que eviten o dificulten la dispersión del agente biológico fuera de lugar de trabajo. Existencia de servicios sanitarios apropiados, en los que se incluyan productos para lavarse los ojos y/o antisépticos para lavarse la piel.
  • Utilización de la señal de peligro biológico y otras señales de aviso pertinentes.
  • Utilización de medidas de higiene que eviten o dificulten la dispersión del agente biológico fuera de lugar de trabajo
  • Verificación, cuando sea necesaria y técnicamente posible, de la presencia de los agentes biológicos utilizados en el trabajo fuera del confinamiento físico primario.

Formación e información a los trabajadores y/o a sus representantes en relación con: los riesgos potenciales para la salud, las disposiciones en materia de seguridad e higiene, la utilización de los equipos de protección, las medidas que se han de adoptar en caso de incidente y para su prevención.

Establecimiento de un control sanitario previo y continuado.

Riesgos quimicos:

El riesgo químico es aquel riesgo susceptible de ser producido por una exposición no controlada a agentes químicos la cual puede producir efectos agudos o crónicos y la aparición de enfermedades. Los productos químicos tóxicos también pueden provocar consecuencias locales y sistémicas según la naturaleza del producto y la vía de exposición.

En muchos países, los productos químicos peligrosos son literalmente tirados a la naturaleza, a menudo con graves consecuencias para los seres humanos y el medio natural al provocar una contaminación química. Según de qué producto se trate, las consecuencias pueden ser graves problemas de salud en los trabajadores y la comunidad y daños permanentes en el medio natural. Hoy en día, casi todos los trabajadores están expuestos a algún tipo de riesgo químico porque se utilizan productos químicos peligrosos en casi todas las ramas de la industria.

Vias de contaminacion:
Inhalación

Las partículas muy finas, los gases y los vapores se mezclan con el aire, penetran en el sistema respiratorio, siendo capaces de llegar hasta los alvéolos pulmonares y de allí pasar a la sangre. Según su naturaleza química provocarán efectos de mayor a menor gravedad atacando a los órganos (cerebro, hígado, riñones, etc.). Y por eso es imprescindible protegerse. Las partículas de mayor tamaño pueden ser filtradas por los pelos y el moco nasal, donde quedarán retenidas. Algunos de los gases tóxicos que actúan por absorción inhalatoria:

    • Monóxido de carbono
    • Ácido cianhídrico
    • Sulfuro de hidrógeno
    • Vapores de mercurio

Otras intoxicaciones pueden ser producidas por absorción de vapores procedentes de disolventes como:

    • Benceno
    • Metanol
    • Nitrobenceno

Absorción cutánea:

El contacto prolongado de la piel con el tóxico, puede producir intoxicación por absorción cutánea, ya que el tóxico puede atravesar la barrera defensiva y ser distribuido por todo el organismo una vez ingresado al mismo. Son especialmente peligrosos los tóxicos liposolubles como los insecticidas y otros pesticidas…

Consecuencias de la exposición a productos quimicos:

La exposición a productos químicos tóxicos puede provocar también tasas mayores de accidentes laborales. Por ejemplo, los productos químicos como los solventes y los asfixiantes pueden frenar las reacciones de un trabajador al afectar a su sistema nervioso o reducir la cantidad de oxígeno que llega a sus pulmones. La lentitud en reaccionar puede ser muy grave si el trabajador se encuentra en una situación peligrosa que exige una respuesta inmediata. Lamentablemente, cuando sucede un accidente, a menudo la dirección echa la culpa al trabajador, afirmando que no ha tenido cuidado. Esta tendencia a “echar la culpa a la víctima” es otro motivo más para conocer los productos con los que se trabaja, cuidar que se apliquen las adecuadas medidas de control y conocer los derechos que el trabajador tiene.

Reducción de riesgos:

Mantener la cantidad almacenada al mínimo operativo. Considerar las características de peligrosidad de los productos y sus incompatibilidades.

Agrupar los de características similares.

Separar los incompatibles.

Aislar o confinar los de características especiales.

Comprobar etiquetados.

Llevar un registro actualizado de productos almacenados.

Emplear armarios de seguridad.