TRASTORNOS VISUALES: DISFUNCIÓN LACRIMAL (OJO SECO), OJO HÚMEDO, FATIGA OCULAR – ISAAC C. H.

Disfuncion lacrimal (Ojo seco)

Esta enfermedad puede tener muchas causas como pueden ser: hormonal, polución, uso de lentes de contacto, medicamentos para la tensión arterial o depresión, envejecimiento, alergias, infecciones de los párpados, trabajo con pantallas de ordenador, cirugía refractiva, etc.

Cuando prestamos atención a la pantalla, dejamos de parpadear, lo que hace que la película lagrimal de nuestros ojos se evapore.
Esto se vuelve más serio si utilizamos lentillas, el ambiente es muy seco o si se utilizan monitores viejos que emiten una gran cantidad de radiación. Tampoco es bueno tener la configuración de monitor con el contraste bajo y el brillo muy alto, porque eso va a hacer que forcemos la vista.

Con la edad, los lacrimales pueden producir menos cantidad de humectación, por lo que los efectos se vuelven más peligrosos.

En el caso de necesitar tratamiento, lo primero es visitar al oftalmólogo. Este nos recetará las gotas que usaremos o qué tipo de tratamiento llevaremos, ya que bien puede corregirse o ser de por vida.

Ojo humedo

Aunque parezca mentira, el ojo puede lagrimear en exceso debido a tener el ojo seco durante demasiado tiempo. Esto es una reaccion natural que humedece y da descanso a los ojos.

También puede ocurrir que la carga electroestática de la pantalla atraiga polvo, lo cual puede activar alergias oculares que hacen lagrimear constantemente los ojos.

Fatiga ocular

Molestia asociada a la prolongada lectura de la pantalla, sumada a una pobre iluminación del lugar de trabajo, la presencia de elementos refractivos cerca del monitor, suciedad o arañazos en la pantalla, etc.

Si ante la presencia de las molestias, como el desenfoque de la visión, la persona fuerza la vista para continuar trabajando, los músculos del ojo se agotarán y comenzará a sentir cefalea (dolor de cabeza).

La fatiga ocular también se presenta en el día a día en personas que tienen otros problemas como el astigmatismo y no utilizan gafas para corregir su visión.

Mitos y realidades

Mito: Leer con poca luz le hace daño a tus ojos.
Realidad: Aunque leer con poca luz te cansa los ojos, no es dañino.

Mito: Usar una computadora o un monitor, te hace daño a los ojos.
Realidad: Aunque el uso de un monitor se asocia con la fatiga visual, no te hace daño a los ojos.

Mito: Si usas demasiado tus ojos, se gastarán.
Realidad: Los ojos no se gastan. Los puedes usar cuanto quieras.

Mito: Sentarte muy cerca del televisor es malo para tus ojos.
Realidad: No hay prueba científica que indique que sentarse muy cerca del televisor es malo para los ojos.

Mito: Si necesitas gafas, tus ojos no están sanos.
Realidad: Necesitar gafas no tiene nada que ver con la salud de tus ojos. Simplemente tienes alguna variación normal en el tamaño, o forma del ojo o algún cambio que ocurre normalmente con la edad.

Mito: No hace falta hacerse un examen de los ojos hasta tener unos 40 a 50 años.
Realidad: Las enfermedades de los ojos pueden ocurrir en cualquier momento. Cuando envejecemos, nuestros ojos corren más riesgo de desarrollar enfermedades.

Mito: Si comes muchas zanahorias, tendrás ojos sanos y buena vista.
Realidad: La buena nutrición es importante para la salud en general, incluyendo los ojos. La única base para este mito es que las zanahorias contienen vitamina A, que es necesaria en pequeñas cantidades para el buen funcionamiento de los ojos. Una dieta bien equilibrada contiene toda la vitamina A que cualquier persona necesita. Demasiada vitamina A puede ser dañina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s