Trastornos musculo esqueléticos y cefaleas (Álvaro Curiel)

Trastornos musculo esqueléticos (lumbago, hernias…)

 

Los trastornos musculo esqueléticos (TME) son el problema de salud relacionado con el trabajo más común en Europa. Pueden afectar a los músculos, articulaciones, tendones (tendinitis), ligamentos, huesos y nervios del cuerpo (síndrome del túnel carpiano).

Los problemas de salud abarcan desde incomodidad, molestias y dolores hasta cuadros médicos más graves que obligan a solicitar la baja laboral e incluso a recibir tratamiento médico.

En los casos más crónicos, el tratamiento y la recuperación suelen ser insatisfactorios y el resultado puede ser una discapacidad permanente, con pérdida del empleo.

Muchos de estos problemas pueden prevenirse o reducirse en gran medida si se cumple la normativa vigente en materia de seguridad y salud y se siguen las indicaciones sobre buenas prácticas. Para ello es necesario evaluar las actividades laborales, aplicar medidas preventivas y comprobar que estas medidas no pierden su efectividad con el tiempo.

Para el trabajador son causa de dolor personal y de pérdida de ingresos, para los empresarios reducen la eficiencia operativa y para el Estado incrementan los gastos de la seguridad social.

Por lo general, los TME afectan a la espalda, cuello, hombros y extremidades superiores, aunque también afectan a las inferiores pero con menor frecuencia.

Dolor lumbar

Aparece causalmente asociado a los trabajos que implican manipulación manual de cargas y al mantenimiento prolongado de posturas incómodas, como sentado en sillas de diseño inapropiado, o de pie, en especial con el tronco inclinado o girado.

Dolores de los miembros superiores

– Tendones: consistentes en irritación e inflamación por rozamiento repetido tanto de los propios tendones (tendinitis). como de las vainas tendinosas (tenosinovitis), al realizar esfuerzos en determinadas posturas extremas. Estas alteraciones pueden aparecer en la mano, muñeca, codo u hombro.

– Nervios: el síndrome del túnel carpiano, el más común de ellos, que se produce por la compresión del nervio mediano a su paso, en la muñeca, por el pasaje que forman los huesos de ésta y los grandes ligamentos que unen estos huesos en la base de la palma de la mano. La compresión del nervio se produce en posturas que conllevan una flexión o extensión excesiva de la muñeca, especialmente si va acompañada de la aplicación de fuerza.

– Sistema circulatorio: como el dedo blanco inducido por exposición a vibración, fundamentalmente por el uso de herramientas vibrátiles, o el síndrome de salida torácica, que afecta a nervios y vasos de cuello y hombro, y que se asocia al trabajo continuado o los esfuerzos repetidos con los brazos por encima de la altura de los hombros.

Las situaciones potenciales de riesgo de trastornos musculo esqueléticos más frecuentes son:

-Manipulación manual de cargas:

Las tareas de manipulación manual de cargas pueden ser de dos tipos: 1) levantamiento, 2) empuje o arrastre.

Cuando se trate de levantamiento, se considerará carga cualquier objeto que pese más de 3 Kg.

-Movimientos repetitivos:

Son corrientes los que afectan al miembro superior, que pueden darse en tareas tan dispares como manejar el ratón del ordenador, teclear, atornillar o desatornillar, etc.

Estos movimientos, inofensivos cuando se realizan suavemente y con un patrón razonable de ejercicios y pausas, pueden producir daños cuando los tejidos implicados son sometidos repetidamente a rozamiento, compresión o alargamiento sin periodos suficientes de recuperación.

Para los trabajos que comportan movimientos repetitivos de pequeños segmentos corporales (pulsar las teclas de un ordenador), la prioridad es eliminar o reducir la fuerza a aplicar o la carga que se ha de manejar, seguido por la amplitud del movimiento, la velocidad de éste y el número de repeticiones.

La disponibilidad de tiempo para pausas intercaladas entre periodos dedicados a estas tareas, preferentemente auto administradas, constituye una medida preventiva fundamental.

-Posturas inconfortables:

Consideramos las que se refieren a los grandes segmentos corporales como el cuello, eltronco, los brazos o las piernas e implican su mantenimiento por periodos prolongados.

Como ejemplos de posturas inconfortables podemos citar: con la espalda inclinada, con la espalda girada, de pie, acuclillado, de rodillas, sentado con la espalda sin apoyar, con el cuello inclinado, con el cuello extendido, con los brazos por encima de los hombros.

 


Cefalea

Las cefaleas (dolores de cabeza) son uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso. Son trastornos primarios dolorosos e incapacitantes como la jaqueca o migraña, la cefalea tensional y la cefalea en brotes.

También puede ser causada por muchos otros trastornos, por ejemplo, el consumo excesivo de analgésicos.

El estrés es la causa más común de dolor de cabeza, y si a ello se suman algunos síntomas como tensión muscular puede afectar la calidad de vida.

La importancia de la actividad en el trabajo, sobre la calidad de vida específica de las cefaleas, se comprende fácilmente si se consideran las muchas formas en que la cefalea puede afectar a la actividad laboral. Además de originar absentismo, la cefalea dificulta la realización de las tareas normales durante el trabajo. Debido a una alteración de la concentración, se pierde efectividad y con frecuencia no se pueden realizar las labores habituales.

Para los informáticos, además del estrés, que está presente en la mayoría de los trabajos, otro factor es la exposición a factores ambientales, como luces, ordenadores (estar todo el día mirando la pantalla), ruidos de teléfonos, etc.

 


Disfunción eréctil

En relación con la disfunción eréctil y los riesgos laborales, la causa principal suele ser mayoritariamente factores psicológicos.

Estos factores son:

– El estrés: debido a altas presiones y exigencias laborales, el estrés aparece como respuesta natural. Cuando esta respuesta natural se da en exceso se produce una sobrecarga de tensión que repercute en el organismo humano y provoca la aparición de enfermedades y anomalías patológicas que impiden el normal desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano.

– La ansiedad: la ansiedad es una consecuencia que viene provocada por el estrés, al no poder cumplir un determinado objetivo, o miedo a cometer fallos.

– Depresión:  trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana (anhedonia). Los desórdenes depresivos pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de ansiedad.

Como conclusión, el cerebro es el principal responsable de la disfunción eréctil. Por ello estos factores, provocados por causas laborales, impiden que el cerebro pueda realizar sus funciones correctamente, y como consecuencia se produzca la disfunción eréctil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s