Indemnización ante accidentes: seguro de responsabilidad civil del empresario. (Álvaro E. L.)

Indemnización ante accidentes: seguro de responsabilidad civil del empresario. (Álvaro E. L.)

Un trabajador que sufre un accidente laboral tiene derecho a reclamar indemnización por dicho accidente laboral siempre y cuando el accidente no sea culpa exclusiva del propio trabajador.

Si un accidente laboral se ha producido por la actuación negligente del trabajador/a, a pesar de haberse cumplido por parte de la empresa con toda la normativa referente a seguridad en el trabajo, no se tiene derecho a indemnización por accidente laboral salvo que el accidente haya producido por ejemplo una incapacidad permanente para la realización del trabajo habitual en cuyo caso suele haber una indemnización por el seguro de convenio.
Incluso existiendo imprudencia temeraria, la Seguridad Social no deja de abonarle una prestación al trabajador. Y siempre que reúna los requisitos de tiempo mínimo cotizado, también tendrá derecho a una prestación, sólo que será por contingencias comunes y de inferior cuantía.

Si se produce una negligencia, no se tendrá derecho a una indemnización salvo para la incapacidad permanente que suele haber una indemnización del seguro del convenio.

¿Qué es el seguro de convenio colectivo?

Pues, un seguro que viene establecido según el convenio y que es de carácter obligatorio. Ojo no todos los convenios obligan su contratación. Se encarga de indemnizar a los trabajadores que sufrieron un accidente laboral con resultado de incapacidad permanente o de una indemnización a los familiares en caso de resultado de muerte del trabajador. No hay que confundir el seguro de responsabilidad civil con el del seguro de convenio colectivo.

¿Qué es el seguro de responsabilidad civil?

La responsabilidad civil es la obligación que recae sobre una persona de reparar el daño que ha causado a otro, sea en naturaleza o bien por un equivalente monetario, habitualmente mediante el pago de una indemnización de perjuicios.
En el supuesto de producirse un accidente de trabajo, se dice que existe una responsabilidad civil del empresario cuando derive de una conducta culposa o negligente de índole personal o de las personas por las que deba responder, que exista una realidad del daño producido y que haya una relación de causa entre el daño y la conducta o actividad.
Toda persona física o jurídica es susceptible de producir un daño a un tercero, ya sea por acción, omisión o negligencia.

El daño puede conllevar consecuencias penales, cuando la acción, omisión o negligencia está tipificada como delito, consecuencias civiles cuando se entienda que no siendo delito, sea preciso reparar o reponer la situación anterior al daño o ambas.
A nuestro entender el seguro de responsabilidad civil es de vital importancia, de hecho ya es obligatorio en multitud de actividades (en la conducción de vehículos por ejemplo), pues a diferencia de un seguro de daños, por ejemplo el todo riesgo de un coche, las consecuencias de un daño / siniestro son imprevisibles.
Las compañías de seguros, lo que están dispuestas a asegurar son los daños causados por un hecho súbito, accidental e imprevisto, es decir, un siniestro. Aquellas acciones, omisiones o negligencias, propias o de quienes somos responsables, que producen un daño, no querido ni previsible y que están fuera del ámbito de voluntad de las partes son las que las compañías están en disposición de cubrir.

Indemnizaciones.

En cualquier otro accidente laboral en el que la empresa no haya tomado todas las medidas de prevención de riesgos laborales o no haya dado la formación adecuada a los trabajadores, el lesionado en accidente laboral puede reclamar una indemnización por dicho accidente laboral.

En el caso de un accidente con lesiones (temporales, permanentes invalidantes, no invalidantes o con resultado de muerte), los jueces se guían por el sistema de valoración de daños y perjuicios causados en accidentes de circulación (tablas I-V del RD 8/2004) para fijar la indemnización. Este sistema, que tiene en cuenta los daños personales y los patrimoniales, se creó para cuantificar lesiones por accidentes de tráfico, sin embargo se utiliza para indemnizar todo tipo de daños, incluidos los de origen laboral.
Las tablas I-V aprobadas por el Real Decreto Legislativo 8/2004 del 29 de octubre, se pueden encontrar en el Boletín Oficial del Estado (B.O.E.)

Esto es una imagen de una de las tablas

Toda indemnización de un accidente que causa lesiones permanentes invalidantes o no invalidantes, puede elevarse desde la indemnización básica hasta un 75% (sentencia del Tribunal Supremo de 31.05.10) siempre y cuando exista un gran desajuste entre la indemnización básica prevista (baremo de tráfico) y la cantidad que requiera el trabajador por su situación según dicte el juez del Tribunal Supremo.
Fuentes:
http://www.indemnizacionporaccidente.com
https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2013-945
http://riesgoslaborales.wke.es/articulos/responsabilidad-civil-del-empresario-y-terceros-derivada-del-accidente-de-trabajo
www.segurosrc.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s